viernes, 6 de abril de 2012

Mi sueño, mi tranquilizante, mi seguridad...

Necesito dosis de mi medicina...
dosis de ti...
Puede parecer precipitada mi reacción... han pasado tan solo 20 horas desde que te fuiste...
pero es que cuando estoy contigo el ruido desaparece... mi "yo" mas puro resurge del hoyo donde lo enterraron un día...
y escribo con la esperanza de que "Ansia" deje de visitarme por las noches...
no me gusta la soledad...
mi madre trabaja toda la noche, y no consigo entrar en el único sitio donde el ruido de mi ser no me perturbe.., mis sueños.
Consciente de que me veo incapaz " de empezar a asumir mi falta de auto-suficiencia"...dejo todo de mi en tus manos...
Y una noche como esta, tirada en el sofá... mirando hacia todas partes sin prestar atención de lo que estoy visualizando en realidad...
recuerdo como me abrazabas... y me contabas lo nervioso que estabas por ese examen..
o incluso el placentero silencio mutuo... concentrado.
El tacto de tu mano al acariciar mi cara.
La media sonrisa en tus labios.

Que estarás haciendo ahora...



No hay comentarios:

Entradas Populares

Tu me visitas...