jueves, 8 de diciembre de 2011

La convivencia


La convivencia en ·nuestra· nueva casa se torna algo difícil.
Quizá porque mi hermana y yo tenemos caracteres muy fuertes.
Si ella chilla, yo chillo...y viceversa ...obviamente así no hay quien se entienda...

También porque no estamos en nuestros mejores momentos.
Porque lo bonito color de rosa...en un abrir y cerrar de ojos se vuelve negro.
Por impotencia hacia otras personas... 
porque concentramos todas nuestras energías en alguien... y "este" provoca que nuestro humor se quede por los suelos. 

Discusiones con las personas que mas quieres, como tu familia. Por temas totalmente absurdos.
Todo el descontrol acaba revelándose en el espacio donde vives.
Al paso de los días, dejas cosas por hacer... porque no te quedan ganas de hacer absolutamente nada.
Nuestra visión de las cosas es distinta, e incluso nuestra perspectiva tiene un color mas apagado, no hay luz, no te levantas sonriendo,... es más, te molesta que alguien pase por tu lado, o que te hable... y todas tus obligaciones se convierten en montañas imposibles de escalar. 
Tu apetito disminuye, o aumenta descontroladamente, también se centra simplemente en alimentos específicos. 
Inconscientemente todo tu alrededor es por "esa persona", los problemas ajenos de amigas o conocidas te importan un pito. 
Aunque quisieras escuchar no podrías, porque no eres capaz de concentrarte en algo.. y ello te recuerda aún más el dolor. 
Cuando te miras al espejo solo ves ojeras y defectos.
El cansancio no disminuye, aunque te hayas pasado el día durmiendo. 
En fin....

Mal de amores...


Querida hermana, tienen que venir muchos capullos aún!
perdóname, te perdono...

pero al próximo chillido te compro un bozal!!!!

No hay comentarios:

Entradas Populares

Tu me visitas...